EmprendimientoNoticiasTecnología

Transformación digital, quieras o no quieras

Este post se lo dedico a mi madre, escéptica por naturaleza acerca de aquellos que se suman al carro de las nuevas tendencias y aprovechan “la idea de moda” para “vender su moto” a toda costa… y aunque no tengan moto.

¿Has escuchado hablar de la transformación digital? Probablemente te suene el concepto, quizás lo hayas leído/escuchado de pasada en alguna otra parte y, si no estás especialmente al día, hasta creerás que es otro invento de las agencias de marketing para venderte consultorías y estrategias. Lo siento, esto último no es exactamente así, aunque muchos lo piensen (empezando por mi madre). Y sino, que le pregunten a los empleados del sector bancario, un sector que se está reinventando por las buenas o por las malas y, a pesar de ello, su supervivencia no está garantizada. Son muchos los ejemplos en sectores tan diversos como el turismo, el transporte, el sector retail, etc.

Habrá transformación digital para ti también, quieras o no quieras.

Un mundo VUCA

Hace un tiempo que escuché un concepto que me impactó: un mundo VUCA (en inglés es volatility, uncertainty, complexity, ambiguity) y que viene a describir la realidad en la que vivimos. Este acrónimo que es cada vez más frecuente en conferencias y debates, es el protagonista en un artículo que publicaron los profesores Nathan Bennet y James Lemoine en Harvard Business Review What VUCA Really Means for You” del que podemos desgranar lo siguiente:

Volatilidad (los desafíos son inesperados, inestables y de duración desconocida, ciclos cortos).

Incertidumbre (mercados emergentes, nuevos competidores, etc.).

Complejidad (Muchas variables. El volumen de información es abrumador. Exige un mayor desarrollo de competencias).

Ambigüedad (No hay precedentes y “no sabemos lo que no sabemos”. Predominará el ensayo-error y el riesgo será una forma de aprendizaje y de liderazgo).

Estamos en el inicio de una nueva revolución industrial liderada, entre otras innovaciones, por el Internet de las Cosas. A partir de ahora, la evolución supondrá un ritmo de crecimiento exponencial. Veremos cómo la Ley de Moore se hace añicos. No es sólo cuestión de comprender la evolución, no es suficiente, deberás adelantarte a la siguiente ola, porque en lo que tratas de adaptarte al presente, ya está llegando algo revolucionario del futuro. La edad digital en la que vivimos es así, te somete, te obliga a moverte, a cambiar, a estar alerta… En gran medida, todo es cuestión de actitud. Aunque, como dice Juan Luis Polo de Territorio Creativo, “todavía falta una percepción clara de cuál es el retorno de la inversión de la digitalización”. Vivimos y viviremos cada vez más en un mundo VUCA.

Transformación digital en la empresa

Hoy lo aplicaremos al sector de la empresa. Desde Eduskopia entendemos que la transformación digital de una empresa es el proceso estratégico por el cual se crean y adaptan los contenidos, continentes, contextos y comportamientos a las necesidades que demanda el mercado del siglo XXI (clientes y competencia).

No todo el mundo, más bien poca gente, entiende en qué consiste la transformación digital y cómo aplicarla a su negocio. ¿Acaso es una cuestión exclusiva del marketing? No. ¿afecta sólo a unos sectores concretos? No. ¿sólo sirve para las grandes empresas? No. ¿es útil? Más bien se trata de un cambio “natural”. Estas son algunas de las preguntas habituales.

Tal y como se indicó en el I Estudio de Transformación Digital de la Empresa Española, no cabe duda de que el consumidor está obligando a las empresas a adoptar el mencionado proceso de transformación como estrategia competitiva (customer centricity). Como todo proceso cultural, lleva su tiempo y esfuerzo, pero al ritmo que evolucionan los acontecimientos, no tienes tiempo ni para pensar ni para mirar a los lados pues ya te está adelantando alguien. Ser seguidor en lugar de líder puede suponer el fracaso.

Es cierto que el concepto ya empieza a sonar cansino como ocurrió con el emprendimiento y con el community management, pero esto va muy en serio. Como dice Javier Megías, “la economía digital -y las startups- no son una moda sino la base sobre la que construiremos el famoso cambio de paradigma”. Y también leerás mucho que esto no va sobre tecnología sino sobre personas, que los recursos humanos son la palanca del cambio. Por ello, y a pesar del corporativismo, nosotros en Eduskopia estamos desarrollando un concepto propio denominado “transformación digital de las personas”. De hecho, los primeros recursos que hay que destinar es en captar (o retener) y formar al equipo humano de la empresa. El cambio cultural es importantísimo, como hemos comentado.

En Eduskopia consideramos que está aumentando drásticamente la brecha digital entre generaciones, comunidades y empresas… ¿y acaso lo digital va ligado a la juventud? ¿es cuestión de actitud únicamente? No necesariamente. Es más, sería interesante ver cómo coexisten varias generaciones en la empresa de manera exitosa. Por cierto, ¿conoces algún ejemplo?

La transformación llega tarde… o tú llegas tarde a la transformación

Por poner ejemplos asociados a la comunicación, el hecho de entender que “estar por estar en redes sociales” o tener una web sin actualizar desde 2009 no es suficiente, ni por asomo, para tener éxito hoy en día. La página web es un proceso experimental continuo cuyos contenidos, diseños y funcionalidades deben adaptarse; y el trabajo en los medios sociales también requiere esfuerzo, dinero, conocimiento, criterio, creatividad y estrategia. ¡Nadie dijo que fuera fácil! Y aquel que diga que es bueno, bonito y barato, miente.Y no, no es sólo comunicación, es gestión del conocimiento, gestión del cambio, gestión del tiempo, etc.

Como dice Tristán Elósegui, “la transformación digital llega tarde para muchas empresas” básicamente porque ahora se tienen que poner a ver cómo funciona algo que otros llevan años probando (ensayo-error) hasta dar con la clave que a ellos les funciona.

¿Y pueden hacerlo las empresas solas? Probablemente no. Necesitarán un apoyo externo de consultoría o de gestión. Alguien que les ayude a ver la luz, que les aporte orden y planificación, estrategia y rigor en el proceso de cambio.

Mamá, sé que me dirás que no me olvide del lado humano y del pasado que nos ha traído hasta aquí. Y qué sabio y útil sería tener la oportunidad de combinarlo con lo que se nos viene encima. Tener una visión panorámica, periférica y contextualizada será importante para sobrevivir… Y cómo dice Albert Bosch, “sabemos utilizar el cronómetro pero no tanto la brújula”.

En el terreno empresarial al que hicimos referencia antes, todo este “juego” va de vender pero sin que se note: llamémoslo seducción comercial ;). Ahora… ¿juegas el partido? y si hay equipos… ¿en qué equipo estás?

Fuente imagen

Tags

Lisandro Caravaca

Lisandro estudió Traducción e Interpretación y posteriormente un Máster de Técnico en Community Management y Redes Sociales. Su fuerte vinculación con la formación y la enseñanza desde muy pequeño le han llevado, a sus 23 años, a crear Eduskopia. Su aspiración es trabajar por conseguir un mayor conocimiento y concienciación por parte de la sociedad en cuanto al buen uso de la tecnología. Lisandro es el fundador y Director General de Eduskopia. Además, se encarga de la elaboración y la gestión del contenido y de las publicaciones tanto en la plataforma web como en los perfiles en redes sociales externas.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Close