Noticias

¿Serías capaz de volver por un tiempo a la vida de los años 80?

Trey y Denton son dos niños canadienses de Ontario de cinco y dos años que se han quedado sin iPad ni consolas durante un año. No están castigados. La razón es que sus jóvenes padres se han «mudado» al año 1986 durante un año (de abril de 2013 a abril de 2014). Esta fue la decisión que tomó el matrimonio McMillan cuando descubrieron que sus hijos preferían la tecnología a las bicicletas. Así les están enseñando a vivir y disfrutar de la vida “analógica”. Ningún aparato posterior a 1986 entrará en sus vidas a excepción de su coche de 2010. Sí a los radiocassettes, al fax y a las enciclopedias en papel. No a las tablets, a internet o a los canales digitales.

Algunos de los procesos que han tenido que sustituir rozan la inverosimilitud para muchos: envían cartas en lugar de correos electrónicos, llaman a las puertas de las casas de sus amigos en lugar de chatear por Facebook, toman notas a mano, publican anuncios impresos en lugar de enviar un tweet, etc. Pero esta historia parece no agradar a más de uno. Cuando Blair, el padre, habla con las personas de su entorno algunas se burlan y otras se defienden diciendo que es imposible o que no tiene sentido vivir sin los dispositivos electrónicos. El experimento termina el próximo mes de abril y, a pesar de que se sienten más unidos y viven de forma más barata, hay ciertos inconvenientes: Blair ha perdido un socio que se negaba a hacer negocios a la antigua usanza y ahora está enviando su curriculum vitae escrito a máquina y por correo postal.

Blair McMillan explica que sus hijos están más unidos también entre ellos: mientras antes se embobaban viendo la televisión, ahora pasan más tiempo jugando con el perro después del colegio. Afirma que el período de actividad en el día a día es mayor y no les queda más remedio que «salir de su zona de confort».

La familia asegura no tener nada en contra de la tecnología, al revés. No obstante, decidieron probar, ver si eran capaces de lograrlo y ofrecer esta experiencia única a sus hijos. Este experimento social probablemente culmine en un documental o en un libro cuyo propósito, como podrás intuir, consiste en reconectar, en desconectar de la tecnología para conectar con las personas. Ellos saben que su proyecto debía hacerse ahora o nunca dado que no es sostenible pero sin duda se puede considerar una auténtica y ejemplar aventura de aprendizaje para todos.

¿Qué opinas? ¿serías capaz de hacerlo durante… digamos una semana?

Fuente: The Register y Guelph Mercury

Tags

Lisandro Caravaca

Lisandro estudió Traducción e Interpretación y posteriormente un Máster de Técnico en Community Management y Redes Sociales. Su fuerte vinculación con la formación y la enseñanza desde muy pequeño le han llevado, a sus 23 años, a crear Eduskopia. Su aspiración es trabajar por conseguir un mayor conocimiento y concienciación por parte de la sociedad en cuanto al buen uso de la tecnología. Lisandro es el fundador y Director General de Eduskopia. Además, se encarga de la elaboración y la gestión del contenido y de las publicaciones tanto en la plataforma web como en los perfiles en redes sociales externas.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Close