EducaciónNoticias

¿Qué hacer cuando la sobredosis de Internet logra que no descansemos bien de noche?

¿Conoces a alguien que tenga trastorno del sueño por sobredosis de Internet? Es algo cada vez más común y hay varios tipos. Podemos hablar de “techsomnia”, cuando el cerebro no te deja dormir hasta que no completes alguna tarea relacionada con la tecnología, de “vamping” en los jóvenes o de “insomnio digital” en casi todas las generaciones.

No hace falta ser especialista para darse cuenta de que los hábitos de los jóvenes (generación Y o millennials) han cambiando y poco tienen que ver con los de sus padres “baby boomers” o incluso con los de la generación X (nacidos entre 1963 y 1978). Ni hablemos de las peculiaridades de la generación Z, los nacidos a partir de 1995 aproximadamente, a quienes los atentados de las Torres Gemelas les pillaron casi tomando el biberón.

Si bien aún hay mucho por investigar al respecto, la Fundación Nacional del Sueño de Estados Unidos ha estudiado los hábitos de los estadounidenses antes de irse a la cama y ha observado que el 95% pasa, al menos, una hora frente a alguna pantalla antes de intentar quedarse dormido. El ordenador, las videoconsolas y, sobre todo, el teléfono son los preferidos. Según el informe, uno de cada diez chicos de entre 13 y 18 años se despierta a menudo por mensajes o llamadas. La encuesta se realizó a 1.508 personas de entre 13 y 64 años. El 43% dijo tener dificultades para dormir todos los días de la semana.

 

El fenómeno del «vamping»

La práctica de trasnochar para seguir conectado se conoce como vamping y alude al hecho de no poder dormir de noche y al envío de mensajes de textos a través de internet.  Muchos jóvenes y adolescentes prefieren menos horas de sueño a cambio de más horas de conexión a Internet y a sus familias les cuesta abordar el problema sin conflicto. Hablamos mucho de “brecha generacional” pero poco de problemas de educación, de comunicación y de confianza. Muchos padres son incapaces de establecer límites y de poner normas con sentido. Parte de culpa tiene el sistema educativo que también les atiborra a deberes en casa que apenas les dejan tiempo libre de ocio; ocio que ya poco tiene que ver con salir a jugar al parque con los amigos.

La realidad del “vamping” se ha convertido en un fenómeno expansivo digno de estudio para neurólogos, psicólogos y otros especialistas en el campo de la salud.

Las consecuencias de no dormir correctamente son numerosas y variadas y no sólo van asociadas a la falta de rendimiento; también preocupa el estado de nerviosismo e irritabilidad y conductas obsesivo-compulsivas que adquieren los jóvenes así como los dolores corporales producto de las malas posturas y de una falta de descanso.

No parece demasiado relevante fijarse en los estudios (el 20% de los menores usan las redes con pautas que pueden desembocar en una adicción a internet y el 1,5% ya están enganchados según los datos para España del estudio EU NET ADB para conocer los riesgos de la conducta adictiva a Internet entre los adolescentes en Europa) para saber que los padres no están llevando para nada bien el asunto.

Padres e hijos                          

La batalla entre padres e hijos se presenta complicada cada vez que hay que irse a dormir. Lo peor de todo es cuando ni siquiera hay batalla y los hijos «navegan» a sus anchas. La noche es tentadora para dedicarse al ocio personal.

En Eduskopia nos preocupan demasiado los problemas de comunicación que se están instalando en las familias del siglo XXI. Algunos opinan que la culpa es de Internet y de los nuevos mecanismos de expresión virtual (brecha digital); otros creen que la responsabilidad recae en los padres y en la educación de sus retoños. Lo cierto es que la verdad está en el medio y habrá que hacer un ejercicio de reflexión para identificar las causas, las necesidades y las soluciones a estos retos tan determinantes para el futuro de la Humanidad. Y no creo estar exagerando.

Una baza con la que muchos padres no cuentan es la formación y esto sumado a otros factores puede ser crucial. Por poner un ejemplo concreto: “una madre nos dijo una vez en una charla que sus hijos no tenían internet en el móvil y que no sabía por qué estaban todo el día utilizando el dispositivo; conversando con ella llegamos a la conclusión de que era muy probable que se conectasen por wifi a la red de su casa o a la de los vecinos”.

Algunas ideas para poner en práctica

Hay un refrán que dice: “mejor prevenir que curar”. Por ello, te sugerimos que trates de poner límites y de animar a los jóvenes a que socialicen de otra manera. Asimismo, es importante que seas coherente y establezcas reglas para toda la familia sobre la hora en la que los dispositivos han de estar fuera de la habitación. También es aconsejable el diálogo mediante el cual deberías inculcar la importancia de las conversaciones y conexiones cara a cara para evitar establecer relaciones superficiales, entre otras cosas.

Probablemente nada de esto sea suficiente para cambiar de hábitos. Además, muchas de estas conductas han pillado por sorpresa a especialistas y educadores por lo que el diagnóstico y tratamiento no es tarea fácil.

Prometemos volver a escribir sobre este interesantísimo tema. En otra ocasión hablaremos de cómo planificar una “dieta digital” sana y equilibrada, una cuestión que nos apasiona y que consideramos importantísima.

Te animamos a que nos cuentes algún caso que conozcas. Podemos ayudarte. ¿Quieres consultarnos algo?

[Fuente imagen: http://la.eonline.com/]
Tags

Lisandro Caravaca

Lisandro estudió Traducción e Interpretación y posteriormente un Máster de Técnico en Community Management y Redes Sociales. Su fuerte vinculación con la formación y la enseñanza desde muy pequeño le han llevado, a sus 23 años, a crear Eduskopia. Su aspiración es trabajar por conseguir un mayor conocimiento y concienciación por parte de la sociedad en cuanto al buen uso de la tecnología. Lisandro es el fundador y Director General de Eduskopia. Además, se encarga de la elaboración y la gestión del contenido y de las publicaciones tanto en la plataforma web como en los perfiles en redes sociales externas.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Check Also

Close
Close