EducaciónNoticias

Fracaso escolar: una asignatura pendiente (II)

Como ya vimos en el post anterior sobre el fracaso escolar en España (más adelante nos referiremos al fracaso escolar en Latinoamérica), el origen de éste tiene numerosos factores, uno de ellos, el que vamos a tratar a continuación, es el referido al género. Dado que este factor es muy amplio, lo iremos abordando punto por punto.

Historia de la educación

La Historia de la educación, respecto a este tema ha dado un giro de 180 grados. Antes, eran las niñas las que se encontraban vetadas de educación, y hoy son los niños los que no se interesan por la misma. Hoy en día, en un sistema educativo como el que tenemos en España, con un currículo básico común, donde tanto niños como niñas reciben las mismas materias, conviven en las mismas aulas y tratan los mismos temas a la vez, con un profesorado con formación inicial similar y permanente, con recursos y organizaciones escolares similares en la mayoría de los centros educativos y con entornos sociales, económicos y culturales no muy dispares, ambos sexos deberían obtener los resultados mínimos exigibles, y sin embargo no es así.

¿Qué sucede? ¿Por qué los chicos son más propensos al fracaso escolar?

Muchos son los datos y cifras que hablan por sí solos en cuanto al fracaso escolar entre chicos y chicas se refiere. Sólo por citar algunos:

– La probabilidad de repetir es diez puntos mayor entre los chicos que entre las chicas.

– La probabilidad de que los chicos no lleguen al título posterior a la ESO es ocho puntos mayor.

– El porcentaje de licenciaturas universitarias conseguido por mujeres se sitúa en torno al 61%.

Incluso especialistas en Educación como Antonio Matamala, pedagogo y director de Bachillerato del colegio Liceo de Madrid afirma que “las chicas lo hacen ya mejor en los primeros años de escolarización y ese rendimiento diferencial superior se mantiene, con altibajos, a lo largo del recorrido educativo hasta desembocar en la Universidad”.

Al llegar aquí nos preguntamos:

¿Cuáles son las causas del fracaso masculino?

Algunas de las respuestas que encontramos son que el abandono masculino del sistema educativo está más ligado a la incorporación al mercado de laboral que el femenino. Otra respuesta, quizás la más razonable puede ser que el proceso de desarrollo durante la pubertad favorece el mantenimiento de la disciplina, atención y el orden de trabajo entre las chicas en mucha mayor medida que entre los chicos, de ahí los bajos y negativos resultados de éstos.

Otra respuesta es que los chicos al no encontrar ningún referente masculino en las aulas piensan que la educación y la enseñanza no están destinadas para ellos. Quizás esto último parezca un disparate, pero si echamos un vistazo en las facultades de Educación, apenas hay presencia masculina. Si ya en Educación Primaria es complicado encontrar chicos, a no ser que vayan por la especialización de Educación Física, en Infantil su presencia es casi inexistente, por no decir nula.

En este punto llegamos a otro problema del sistema educativo, y éste es la “feminización de la docencia” que se podría comprender como la “institucionalización” de la educación maternal.

Todas estas causas han desembocado en el interminable dilema entre la educación mixta y la educación segregada, y es que las opiniones son muchas y variadas.

María Calvo Charro, presidenta de la Asociación Europea de Centros de Educación Diferenciada, está a favor de la educación segregada, y sostiene que “nuestro sistema educativo está en crisis, sobre todo, porque aplicamos la misma metodología a chicos y chicas sin tener en cuenta sus notables diferencias biológicas, el dimorfismo cerebral que explica sus distintos comportamientos.”

Sin embargo, el estudio del cerebro y la detención de las diferencias de funcionamiento no implican condiciones que hagan imposible un aprendizaje compartido. Asimismo, en la escuela del siglo XXI los hombres y las mujeres necesitan entenderse para no ser desconocidos los unos para las otras y viceversa.

Por otro lado, en cuanto a la educación mixta, hay una serie argumentos que la defienden como son que “la escuela mixta ha permitido un gran avance en términos de adquisición de títulos académico y que ha favorecido el acceso a la educación de las mujeres”. Pero, a pesar de sus avances, la educación mixta ha dejado a medias el cambio cultural necesario, especialmente en lo que concierne a la incorporación de los saberes y valores tradicionalmente femeninos.

Es por eso que la educación mixta ha de evolucionar hacia formas más complejas, ha de evolucionar a la Coeducación.

Hoy en día, no se da la importancia necesaria a la coeducación que se debería. Se piensa que, una vez juntos niños y niñas en la escuela, se ha conseguido la igualdad de los sexos ante la educación y que, si existen diferencias en el rendimiento académico, se deben a razones individuales.

Ante esta mala incorporación de la coeducación del sistema educativo español, nos encontramos con la paradoja de que es la mujer quien triunfa en un sistema educativo masculino anclado en los valores patriarcales tradicionales.

Hoy más que nunca, tenemos que tener claro que la coeducación no puede reducirse al contenido de una materia, sino que tiene una dimensión transversal en el proyecto educativo de cada centro escolar.

Pero…

¿Estamos realmente convencidos de la necesidad de coeducar? ¿De que la educación formal tiene mucho que decir y hacer en el ámbito de la igualdad de oportunidades?

¿Podemos coeducar sin creer realmente en la igualdad de hombres y mujeres, en la creación de una libertad masculina y femenina?

Tags

Isabel Sigüenza Andrés

Actual estudiante del grado de Educación Primaria de la Universidad de Valladolid. A pesar de su corta edad ha tenido la posibilidad de observar y participar en los sistemas educativos español y portugués. Convencida de la importancia de la Educación como pilar principal de la sociedad y herramienta de cambio y evolución. En continua formación. Ilusionada por la docencia.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Close