CulturaEmprendimientoNoticias

Festival #4Gatos 2018: Vivienda e Internet para combatir la despoblación

Del 26 al 29 de julio de 2018 se celebró la segunda edición de “4 Gatos”, el Festival contra la Despoblación que organiza el Ayuntamiento de San Pelayo en la provincia de Valladolid (España). Acudimos, como el año pasado, y participamos como oyentes en la segunda jornada que abordó una mesa redonda sobre iniciativas para el desarrollo del medio rural.

La mesa redonda estuvo protagonizada por tres iniciativas como son la Universidad Rural del Cerrato en Tabanera del Cerrato (Palencia), el proyecto “Volviendo al Campo” promovido por la Asociación Horuelo junto con la cooperativa Proempleo, y Ecopera que promueve encuentros juveniles y campamentos para adultos en la provincia de Cáceres. Al final del artículo tienes una imagen con el programa del Festival al completo.

Vivienda e Internet para combatir la despoblación

Tras la presentación de las iniciativas, la alcaldesa de San Pelayo, Virginia Hernández, que se encontraba entre el público, intervino para aportar la necesidad imprescindible de un cambio en el modelo de vivienda que permita recuperar las casas y los edificios abandonados así como promover un acceso a los mismos en forma de alquiler. Y reflexionaba: “los jóvenes no estamos en disposición de meternos en una hipoteca para comprar una casa en un pueblo, o pedir un crédito para construir o reformar una”.

Cabe reseñar que la propia Virginia, representante del partido político Toma la Palabra, viajó a Bruselas el pasado mes de junio para exponer su visión y misión para con las necesidades del medio rural. Puedes leer la noticia aquí.

Acceso a la vivienda, sí, y una buena conexión a Internet son la venda, la cura que puede cortar la hemorragia del éxodo de población a zonas urbanas (ni siquiera a las ciudades, porque la gente que se va del pueblo no se va al centro de la ciudad sino a núcleos del extrarradio).

Brecha digital

La falta de acceso de conexión a Internet es lo que se conoce comúnmente como “brecha digital” y es uno de los aspectos más icónicos que afectan a la sociedad del siglo XXI. No obstante, hay distintas variantes en la definición del concepto: por un lado está el acceso (material e infraestructura) a la conectividad y a las nuevas tecnologías y, por otro lado, está el uso, apropiación y el aprovechamiento de las mismas (para lo que es imprescindible la divulgación y formación).

Además, puede existir y existe brecha digital entre el medio urbano y el medio rural, entre generaciones, entre géneros, entre colectivos sociales, entre empresas, etc. Nos referimos, por tanto, a una desigualdad que puede derivar en una exclusión social y, en el sentido más extremo, en “pobreza digital” (ocurre por ejemplo cuando las familias no pueden ayudar de ninguna manera a sus hijos para que tengan acceso ni adquieran las nociones básicas de educación digital; no así cuando los hijos utilizan la tecnología sin ningún tipo de control, en ese caso no son pobres sino “huérfanos digitales”).

En cuanto a las infraestructuras se refiere, no nos cabe duda de que la conectividad llegará más pronto que tarde… ya sea a través de la banda ancha, fibra óptica, satélite, etc. Está reflejado en la Agenda Digital de los Gobiernos como punto de trabajo prioritario y ya se encargarán las instituciones y las empresas de telecomunicaciones de que se ponga en marcha. Lo que en realidad nos preocupa es la otra brecha digital mencionada, la del buen uso, la brecha en las habilidades y competencias de utilización.

Nuestra visión:  que la despoblación nos encuentre bien vivos

Hoy en día se habla mucho de la transformación digital y nosotros nos quedamos con esta reflexión de Adam Abadías en Marketing Directo que dice que “toda transformación debe respetar los activos presentes, las personas, y facilitarles la vida teniendo en cuenta los recursos existentes, el contexto y el conocimiento”. Si en el artículo de 2017 hablábamos de 3 ingredientes básicos para hacer frente a -una parte de- la despoblación (información, comunicación y cooperación), en 2018 vamos a considerar 3 actitudes: repensarreaprenderreinventarse.

Raquel Roca, autora del libro “Knowmads“, afirma que “quienes no sean conscientes de por dónde pasa el futuro del trabajo y no se preparen para ello se quedarán fuera del ecosistema laboral. Quienes no desarrollen nuevas habilidades para desenvolverse en el día a día, para establecer lazos y conexiones y obtener visibilidad, estarán condenados, como antaño les pasaba a quienes no sabían escribir o leer, a ser los analfabetos del siglo XXI”. Cabe recordar una definición del Alvin Toffler que dice: “Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no puedan aprender, desaprender y reaprender”. La brecha digital pura y dura.

Debemos explorar nuevas formas de relación, de trabajo, de encuentro, etc. Hoy en día, un joven adolescente puede hacer prácticamente todo a distancia: estudiar la disciplina que más le interese, relacionarse con otras personas del sector, “hacerse empleable” conectando con responsables de empresas o buscando proyectos, puede acudir a congresos, puede recibir y entregar encargos, etc. Antes y durante estos procesos deberá desarrollar nuevas habilidades 2.0 para el teletrabajo (remote working), para el autoempleo (freelancing), etc. pero es cierto que no es posible en todos los sectores y tampoco podemos caer en el “mito tecnooptimista” del que habla Delia Rodríguez y pensar que siempre podremos trabajar desde cualquier parte y en cualquier cosa. No es cierto. Aún hay grandes barreras que salvar al respecto.

“Internet debía ayudar a poblar, pero su ausencia contribuye a despoblar”.

Para concluir, compartimos nuestra alegría y buen sabor de boca tras el Festival: lo cierto es que cuando colaboramos y actuamos por el bien común, el mundo se ve con otra perspectiva, con una ilusión especial (motor para el cambio). Como dice Virginia, “este pueblo (San Pelayo) tiene ahora rincones de color y esperanza”. Y no nos cabe duda de que, gracias a esta actitud, continuará. ¡Enhorabuena y muchas gracias por una nueva edición de Festival 4 Gatos!

Lisandro Caravaca

Lisandro estudió Traducción e Interpretación y posteriormente un Máster de Técnico en Community Management y Redes Sociales. Su fuerte vinculación con la formación y la enseñanza desde muy pequeño le han llevado, a sus 23 años, a crear Eduskopia. Su aspiración es trabajar por conseguir un mayor conocimiento y concienciación por parte de la sociedad en cuanto al buen uso de la tecnología. Lisandro es el fundador y Director General de Eduskopia. Además, se encarga de la elaboración y la gestión del contenido y de las publicaciones tanto en la plataforma web como en los perfiles en redes sociales externas.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Close