NoticiasTecnología

#AfterSex Selfie, otra desmesura manifiesta en la edad digital

¿Qué es lo primero que te viene a la cabeza cuando oyes la palabra “selfie»? Probablemente en tu mente se recree alguna imagen. A mí lo que me entra es dolor de cabeza. Hartito estoy. Y mucho me temo que tendré que ser más paciente, visto lo visto…

A juzgar por lo que nos ocupa en este artículo, la realidad es que la moda de los selfies “comunes” ya es casi «démodée» para algunas personas. Mientras, unos se quedan en el egocentrismo y en la «histeria digital» como veremos más adelante, otros buscan rentabilizar la avalancha 2.0 con acciones solidarias como la que lanzó la Cancer Research UK Charity en Reino Unido hace algunos meses en la que se invitaba a que las mujeres se hiciesen un selfie sin maquillaje (#NoMakeupselfie) y a que los hombres se maquillaran para un selfie (#ManupandMakeup) en favor de la lucha contra el cáncer de próstata. Acto seguido, se animaba a todo el mundo a que donara para la causa. Recaudaron 8 millones de libras.

Los «belfies»

Dada la coyuntura de las nuevas tecnologías, ni cortos ni perezosos, los trend setters buscan saciar el morbo con otros fenómenos virales como los “belfies” o los “selfies aftersex”.Si el “selfie” es hacerse un autorretrato donde predomina la cara de la persona; en el ‘belfie’, los atrevidos creadores resaltan sus traseros sin pudor. Una de las precursoras en esta curiosa afición ha sido Jen Selter, una chica que se ha vuelto increíblemente conocida gracias a sus fotos en Instagram, cuya cuenta ya acumula millones de seguidores así como los vídeos de sus rutinas en YouTube. Esta tendencia ya la han aprovechado artistas como Miley CyrusRihanna o Beyoncé entre otras. Según la revista Glamour el término #belfie nace de la unión de las palabras bum (trasero) y selfie.

Sex Selfies y #AfterSex Selfies

Si escribes «sex selfies» en cualquier buscador o red social encontrarás lo que jamás desearías para tu hijo/a. Imágenes verdaderamente obscenas. Nada que ver con otras tendencias recientes como «after sex selfie» o «after sex hair» también muy ridículas, pero más suaves y respetuosas que la anterior. Eso sí, parece que se acabó la romántica escena del «cigarro de después».

Reflexiones

Se han alterado los límites de compartir dando paso al exhibicionismo, el placer de que nos miren y la desesperante búsqueda y necesidad de reconocimiento que va minando la personalidad y el criterio de los individuos. Un reconocimiento superficial y adictivo. «Ser mirado equivale a ser visto, a existir. Los seres humanos cedemos ante la insistencia de hacer público lo más privado en las redes sociales» declaró la psicoanalista Any Krieger al diario argentino «Clarín».

Para las nuevas generaciones, parece que los conceptos de «intimidad» y «privacidad» son parte del siglo pasado. Ellos digitalizan su vida entera y se entregan a las redes sociales tan fervientemente de forma que si algo no se documenta en la red es porque no ha sucedido. Esto puede ser tremendamente peligroso para los adolescentes, quienes aún están desarrollando su personalidad, como veíamos en el caso de Danny Bowman.

¿Qué será lo siguiente?

Tags

Lisandro Caravaca

Lisandro estudió Traducción e Interpretación y posteriormente un Máster de Técnico en Community Management y Redes Sociales. Su fuerte vinculación con la formación y la enseñanza desde muy pequeño le han llevado, a sus 23 años, a crear Eduskopia. Su aspiración es trabajar por conseguir un mayor conocimiento y concienciación por parte de la sociedad en cuanto al buen uso de la tecnología. Lisandro es el fundador y Director General de Eduskopia. Además, se encarga de la elaboración y la gestión del contenido y de las publicaciones tanto en la plataforma web como en los perfiles en redes sociales externas.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Close