Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Noticias » Tecnología: cuando los dispositivos móviles nos deshumanizan

Tecnología: cuando los dispositivos móviles nos deshumanizan

A estas alturas de 2013, nadie duda del imparable avance de la tecnología cual nube plomiza que lo va abarcando todo… una nube que se transforma en auténtica tormenta eléctrica (para hacer un símil más preciso) y cuyo potencial a veces es quizás excesivamente enorme para que seamos capaces tan siquiera de procesarlo. Ese potencial y el acceso al mismo es lo que en Eduskopia intentamos estudiar e investigar para divulgarlo y hacer partícipe a todo el mundo de la sociedad del conocimiento en la que nos encontramos.

Como ya hicimos en la última conferencia de “Siglo XXI para todos: especial familia” y como intentaremos volver a hacer en la Semana Internacional del Uso Seguro de Internet (#SIUSI2014), queremos dar a conocer algunos de los preocupantes aspectos que derivan del mal uso de la tecnología móvil como aparente herramienta de “comunicación”. Una herramienta cuyo impacto en el ser humano está provocando trastornos de conducta, de personalidad y creando confusión en ámbitos propios de la raza humana.

Quizás sea una obviedad para muchos leer que los dispositivos móviles ocupan un espacio central en nuestras vidas, a los cuáles damos uso en cualquier lugar y situación, situación que podría ser considerada inverosímil para muchos, habitual para otros e innecesaria a todos los efectos pues los smartphones se utilizan ya sea en el trabajo, durante el estudio, en el aseo, en la cama, en los tiempos muertos, etc.

Movilemia

¿Has pensado alguna vez que podrías ser adicto al teléfono móvil? No hace falta que las cuentes, pero consultamos de media unas 150 veces al día el teléfono, cada 6 minutos aproximadamente. Estas son algunas de las conclusiones que extrajo el afamado especialista en tecnología móvil, Tomi Ahonen, a raíz de su estudio. En el siguiente vídeo, podrás descubrir un caso de adicción a la red social Twitter.

Tecnodependencia

Hace tiempo que escribimos un artículo sobre el caso de una niña londinense de cuatro años adicta al iPad. Esta niña se sometió a un programa para pacientes del llamado “Internet Addiction Disorder”. Es la paciente más joven registrada en los Servicios de Adicción a la Tecnología en la clínica de Capio Nightingale, un centro de “desintoxicación tecnológica” para niños y adultos en Londres.

Nomofobia

Se trata del miedo irracional a salir de casa sin el móvil. Tal y como se indica en el vídeo siguiente, el 77% de los españoles lo padece. Una de las claves determinantes es saber de veras cuánto valor real le damos al aparato. No confundamos la herramienta con el fin en sí mismo como es la auténtica comunicación con otras personas.

Phubbing

¿Cuántas veces habéis visto a parejas o grupos de amigos en un pub o restaurante más pendientes del teléfono o celular que de la persona que tienen enfrente? El phubbing es el acto de menospreciar a quien nos acompaña al prestar más atención a aparatos electrónicos que a su persona. El término proviene de la contracción de las palabras inglesas “phone”, teléfono, y “to snub”, despreciar.

Techsomnia

El Urban Dictionary ya recoge la definición de “techsomnia” haciendo referencia a “cuando tu cerebro no te permite dormir hasta realizar alguna tarea relacionada con la tecnología”. El término fue acuñado por Kuroi Kaze en su propio muro de Facebook.

Según un informe de Cisco, dos de cada tres jóvenes revisan su móvil antes de dormir y nada más despertarse. A su vez, la Fundación Nacional del Sueño de EEUU afirma que el 95% de los usuarios de tecnología del país permanece al menos una hora frente a una pantalla antes de dormir. A su vez, el periódico El País aportó datos sobre los españoles indicando que el 60% revisa el teléfono móvil desde la cama.

¿Qué nos está pasando? ¿En qué nos estamos convirtiendo? Es cierto que no se puede generalizar y que incluso podríamos seguir profundizando en el tema, y por eso antes queremos conocer tus impresiones y experiencias ;).

Síndrome de la “vibración fantasma”

Cuando escuchamos o notamos que el teléfono móvil está vibrando cuando en realidad no está en funcionamiento. Seguro que te ha pasado en alguna ocasión. El problema es cuando se convierte en habitual.

Cibermareo

Ligeros mareos y fatiga visual provocadas por vídeos y/o aplicaciones 3D.

Problemas de postura (iPostura)

Son dolores agudos producidos en las cervicales, cuello y espalda, a raíz de las posturas que adoptamos al mirar hacia abajo casi siempre que utilizamos los dispositivos móviles.

Dolor dactilar

Causado por el uso frecuente de los dispositivos móviles, provocando un dolor y calambres en los dedos, muñeca o antebrazo. En casos extremos llega a generar inflamaciones de los tendones.

Síndrome del ojo seco

¿Sabías que el hecho de mantener la mirada fija en las pantallas reduce hasta un tercio el número de parpadeos? De esta forma, aparecen cambios en la producción lagrimal, que en ciertos casos, puede causar daños permanentes en los ojos. Nuestros mayores tienen razón cuando dicen: “¡te vas a dejar la vista!”

Bonus 1 para reflexionar:

Bonus 2 para reflexionar:

En nuestras charlas y conversaciones a todo el mundo le suena y le gusta que le recordemos este caso sobre el que escribimos hace un tiempo: La madre que le regaló un iPhone a su hijo pero le hizo firmar un contrato.

 

Imagen: Getty Images

Fuente:

Etiquetas:
Avatar de Lisandro Caravaca

About Lisandro Caravaca

Lisandro estudió Traducción e Interpretación y posteriormente un Máster de Técnico en Community Management y Redes Sociales. Su fuerte vinculación con la formación y la enseñanza desde muy pequeño le han llevado, a sus 23 años, a crear Eduskopia. Su aspiración es trabajar por conseguir un mayor conocimiento y concienciación por parte de la sociedad en cuanto al buen uso de la tecnología. Lisandro es el fundador y Director General de Eduskopia. Además, se encarga de la elaboración y la gestión del contenido y de las publicaciones tanto en la plataforma web como en los perfiles en redes sociales externas.

Leave a Comment