Llegó la hora de tomarse muy en serio las adicciones digitales

18 octubre, 2014 0 Comments Noticias , Tecnología 1041 Views
Llegó la hora de tomarse muy en serio las adicciones digitales

En Eduskopia, la prevención de las adicciones digitales o tecnoadicciones es uno de los temas que más nos inquietan dentro de nuestro ámbito de acción y sobre el que ya vamos a trabajar con intensidad en el primer semestre de 2015.

No es la primera vez que escribimos sobre este apasionante tema y aún así siempre da la impresión de que estos sucesos sólo formaran parte en la vida cotidiana de países tecnológicamente más avanzados que los nuestros como Estados Unidos, Canadá, Japón, China o Corea del Sur, simplemente por mencionar algunos. Por aportar un par de datos, ya en 2005 se estimaba que en Estados Unidos entre un 6 y un 10% de la población padecía adicción a Internet; el país de la Gran Muralla en la actualidad cuenta con más de 400 centros de desintoxicación tecnológica. Ten por seguro que estos nuevos tipos de trastornos ya han llegado a España y a Latinoamérica y tenemos que actuar con contundencia y rapidez porque, de no hacerlo, las consecuencias podrían ser devastadoras… pero esto lo abordaremos en otra ocasión.

Uso, abuso y adicción

Nadie puede dudar de que el uso de Internet es algo inherente a nuestras vidas, una tarea cotidiana e imprescindible que incorporamos a nuestra formación, trabajo y ocio llegando incluso a estar conectados unas 6 horas al día como algo normal. Se podría considerar abuso cuando hacemos un uso muy prescindible o demasiado compulsivo de estos servicios como es, por ejemplo, el hecho de llevarse el móvil al baño o desayunar revisando las últimas notificaciones y la cada vez más común acción de utilizarlo desmesuradamente en la mesa en compañía de otras personas (phubbing). La adicción digital, por su parte, se produce cuando el sujeto tiene problemas para desconectar y realizar otro tipo de actividades perjudicando el desarrollo de sus habilidades sociales.

Muchas veces el componente más adictivo de Internet es su inmediatez y la propia presión social del entorno (a la hora de responder al mensaje instantáneo de turno). Hace falta más educación digital y más educación en valores para saber reconocer la libertad de los demás a responder cuando realmente crean que sea oportuno hacerlo sin recibir críticas por ello.

Tipos de adicciones digitales

Este tipo de adicciones se engloban dentro de las “no tóxicas” y no son nada nuevo, ya hace diez años se hablaba de la adicción a las videoconsolas (y a los videojuegos), luego vinieron los chats (Terra, Messenger, etc.) y ahora todo se ha maximizado a través de Internet y las redes sociales con el smartphone como vehículo (también la TV con conexión a Internet). Además, cabe mencionar, aunque no nos interese tratarlo, la adicción a la pornografía y a las apuestas.

Hay distintos tipos de adicciones digitales, cada una con sus particularidades, algunas ya las abordamos en el artículo “Tecnología: cuando los dispositivos móviles nos deshumanizan“: Movilemia (adicción al móvil), nomofobia (miedo irracional a salir de casa), FOMO (Fear of Missing Out) miedo a perderse todo lo que está sucediendo en las redes; phubbing (acto de menospreciar a la compañía), techsomnia (cuando tu cerebro no te permite dormir hasta realizar alguna tarea relacionada con la tecnología), etc.

La solución

Nos gustaría tratar este aspecto en profundidad por la importancia y el interés que suscita. Antes de nada, es importante que pongamos especial cuidado en los tests de adicción que circulan por Internet: algunos formulan preguntas que nada tienen que ver con el desarrollo de un presunto comportamiento adictivo.

Todo depende del caso, en esta ocasión y para explicarlo lo más resumido posible, lo ideal y recomendable sería empezar a evitarlo con prevención: formando, incorporando una dieta digital sana y equilibrada (recomendable sin ser adicto) para tratar de cambiar de hábitos poco a poco. Asimismo, esta prevención se puede combinar con sesiones de terapia (según el nivel). El “último recurso” para los pacientes más complicados sería el ingreso en un centro de desintoxicación tecnológica.

En cualquiera de las circunstancias, será fundamental contar con un apoyo del entorno próximo al paciente así como cuidar especialmente las dosis de tiempo y de contenidos que se le va a ir concediendo como parte del tratamiento.

Si te interesa el tema, puedes leer más haciendo click aquí.

Fuente imagen: adictamente.blogspot.com

About author

Lisandro Caravaca

Lisandro estudió Traducción e Interpretación y posteriormente un Máster de Técnico en Community Management y Redes Sociales. Su fuerte vinculación con la formación y la enseñanza desde muy pequeño le han llevado, a sus 23 años, a crear Eduskopia. Su aspiración es trabajar por conseguir un mayor conocimiento y concienciación por parte de la sociedad en cuanto al buen uso de la tecnología. Lisandro es el fundador y Director General de Eduskopia. Además, se encarga de la elaboración y la gestión del contenido y de las publicaciones tanto en la plataforma web como en los perfiles en redes sociales externas.

Related articles

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Reply

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *