Envejecimiento activo: los héroes del silencio

17 agosto, 2013 1 Comment Noticias 1335 Views
Envejecimiento activo: los héroes del silencio

Mantienen familias, cuidan y crían a sus nietos, dan todo el tiempo y el amor del que disponen y sin embargo funcionan sin hacer demasiado ruido. No lo necesitan para sentirse bien consigo mismos. Agradecen los ánimos y los halagos, aunque les vendría mejor estar un poquito más acompañados en el día a día. No conformes con ayudar a sus familias, incluso se dedican también a sí mismo y a los demás.

Hablamos de los jubilados que deciden sustituir horas de sofá y televisión por hacer actividades más saludables como practicar deporte, viajar, cultivar su cerebro o cuidar de su barrio, pueblo o comunidad. Ellos también son los exitosos emprendedores de nuestros tiempos.

Un pasito adelante

Seguro que hay muchas personas, como tú, ya seas más joven o más mayor, deseando mejorar tu entorno o simplemente dedicar un tiempo a probar cosas nuevas o realizar actividades distintas, pero no te atreves a dar ese “desafiante” primer paso, a aguantar las miradas y las críticas, a hacerlo solo durante un tiempo. La experiencia de compartir vivencias entre generaciones es una de las sensaciones más placenteras que hay en esta vida. Anímate a probar, a cambiar aquello que no te gusta, a lanzar ideas sin esperar nada a cambio. Si no lo intentas, nunca sabrás a ciencia cierta cuál es el resultado y probablemente te arrepentirás más tarde de no haberlo hecho.

Como en muchas otras ocasiones, es preciso tomar algunos ejemplos como referencia para darse cuenta de que “creer es querer y querer es poder“. Aquí van algunos ejemplos aunque seguro que tú conoces muchos más:

Ejemplos de envejecimiento activo

La solidaridad es un acto de fe y el disfrute de la acción es el premio. Es el caso de Begoña Vázquez, una vecina de un barrio de Valladolid (España) que decidió limpiar un parque: «Dije que acabaría, y lo voy a conseguir». Es el caso de Efraín Wachs, atleta argentino nonagenario que sigue lanzando proyectos y planteando nuevos retos deportivos con ilusión y optimismo. Es el caso de Berta (@iatreb en Twitter), la abuela internauta más famosa de España que acude a congresos de redes sociales y web social como quien va al cine. Vimos a Berta en el EBE 2012 en Sevilla. Es el caso de Manuela Fernández, una anciana mexicana de 100 años, que sólo fue un año a la escuela y comenzó a trabajar a los 7 años en Oaxaca (México), quien recibió este año su título de educación primaria, uno de sus dos sueños, ya que el otro es obtener el de secundaria.

Activismo en comunidades locales

Es el caso de los yayoflautas, ideologías políticas al margen, son un grupo de jubilados indignados con los recortes del Gobierno que realizan acciones a pie de calle. Es el caso de las personas que se acercan a los centros de formación, que viven la calle y participan en las actividades culturales que se organizan. Es el caso de los huertos urbanos que cada día están más de moda en España y en Europa…

¡No nos mires, únete!

Instamos al conjunto de la sociedad en general y a todas las asociaciones y comunidades de vecinos y jubilados en particular a compartir sus inquietudes, ideas y proyectos con Eduskopia y con el resto de la sociedad. ¡Es el momento de dar un nuevo paso al frente! ¿No crees?

 

Imagen: Onda Vasca

About author

Lisandro Caravaca

Lisandro estudió Traducción e Interpretación y posteriormente un Máster de Técnico en Community Management y Redes Sociales. Su fuerte vinculación con la formación y la enseñanza desde muy pequeño le han llevado, a sus 23 años, a crear Eduskopia. Su aspiración es trabajar por conseguir un mayor conocimiento y concienciación por parte de la sociedad en cuanto al buen uso de la tecnología. Lisandro es el fundador y Director General de Eduskopia. Además, se encarga de la elaboración y la gestión del contenido y de las publicaciones tanto en la plataforma web como en los perfiles en redes sociales externas.

Related articles

1 Comment

  1. María Eugenia Bayo Pérez agosto 23, at 14:44

    Mª Eugenia Bayo Vivo en el campo, en una pedanía habitada mayoritariamente por agricultores y ganaderos, en la que todos los vecinos se conocen. Siento una tristeza y un tanto de vergüenza ajena cuando pienso que tenemos que comprar en tiendas y supermercados los productos de la tierra. Me encanta la idea de los huertos urbanos, así que a ello se añade el surrealismo cuando durante todo el año, contemplo la inactividad de jubilados, parados y gente joven que bien podrían cultivar huertos comunitarios en terrenos baldíos municipales y privados para obtener beneficios de la venta de los productos, bien podría abastecer a vecinos e incluso a gente necesitada. Distintas generaciones practicarían la técnica del "es bueno saber de todo" que ahora viene a llamarse "disciplinas transversales" y seguro que aportaría más comunicación entre los vecinos y evitaría aburrimiento a más de uno. Es bastante estúpido que el retorno a lo natural, rural, ecológico y demás parafernalias tradicionales y sostenibles se haya convertido en lógica y aspiración para urbanitas cuando la lógica de los entornos rurales está desapareciendo o va a camino de ser reducida a producto de parque temático y comercio en semanas culturales, mercados históricos, y otros eventos tan de moda. ¡Con lo que daría por pillar unos tomates decentes en el huerto de al lado!. Cosas de la Castilla profunda que desgraciadamente será igual por otros pagos.

    Reply

Leave a Reply

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *