Educación Positiva: La importancia de aprender jugando

14 agosto, 2013 0 Comments Educación , Noticias 6498 Views
Educación Positiva: La importancia de aprender jugando

Como hemos visto en posts anteriores sobre la Educación Positiva, el aprendizaje de los niños se ve más efectivo cuando éstos son felices, de eso no cabe la menor duda.

Si nos fijamos, el momento en que los niños son más felices es cuando están jugando, por tanto, no es de extrañar la relación existente entre el juego y el aprendizaje, sobre todo en la primera infancia.

A pesar de que los educadores siempre han considerado importante el juego en las clases, las crecidas demandas por la responsabilidad del docente y los resultados medibles están empujando el juego a la periferia del currículo.

Lo mismo pasa en las familias. Muchos son los padres que no dedican tiempo a jugar con sus hijos o que prefieren apartar o limitar el juego con el afán de protegerlos de todo sin saber que el juego activo e imaginativo, con su rudeza y caídas, facilita el desarrollo sensomotor y físico del niño, es una forma natural de prevenir la obesidad y que los recreos también contribuyen a lograr un mejor rendimiento académico de los niños.

El juego activo e imaginativo se caracteriza por ser un recurso creador, tanto en el sentido físico (desarrollo sensorial, motor, muscular, coordinación psicomotriz), como en el mental, con un claro valor social y afectivo, puesto que contribuye a la formación de hábitos de cooperación y ayuda con un carácter motivador.

Según la investigación publicada en la revista The importance of Being PlayfulEducational Leadership en 2003, se demostró que los niños que se encontraban en aulas que apoyaban el juego, no sólo dominaron las destrezas y conceptos de lecto-escritura a un modo más alto sino que también desarrollaron mejores destrezas sociales y de lenguaje, y aprendieron cómo regular sus comportamientos físicos y cognitivos.

Una vez más, defendemos que no sólo desde la escuela, sino también desde casa se debe fomentar el juego, y sobre todo la participación de los padres ya que la mayoría de los padres y madres dedican poco tiempo a jugar con sus hijos. El juego entre padres e hijos es de gran importancia porque de esta forma, los niños crecen más felices, imaginativos y tolerantes. El tiempo de juego  promueve las habilidades socio-emocionales y permite más autocontrol emocional. Además, permite pasar de la pasividad a la actividad, es decir, que a través del juego, los niños aprenden haciendo y crean su propio aprendizaje, un aprendizaje significativo.

Para aquellos que aún no ven claro el juego como herramienta de aprendizaje, os explicamos que a través del juego,  los niños van creando una base para el aprendizaje y el éxito académico ya que fomenta la interactuación y el desarrollo de las aptitudes del lenguaje, reconociendo y resolviendo problemas y descubriendo su potencial humano. Gracias al juego, los niños adquieren el control de sus actividades y autonomía social, obteniendo la oportunidad de soñar y crear su propio significado.

¿Aún seguís sin verlo?

About author

Isabel Sigüenza Andrés

Actual estudiante del grado de Educación Primaria de la Universidad de Valladolid. A pesar de su corta edad ha tenido la posibilidad de observar y participar en los sistemas educativos español y portugués. Convencida de la importancia de la Educación como pilar principal de la sociedad y herramienta de cambio y evolución. En continua formación. Ilusionada por la docencia.

Related articles

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Reply

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *