EmprendimientoNoticiasTecnología

Congreso E-volución 2018: el valor de la tecnología está en lo que seamos capaces de hacer con ella

El evento más importante de Castilla y León sobre transformación, negocio y comunicación digital.

El 10 de octubre de 2018 se celebró en Valladolid (Castilla y León, España) la VI edición del Congreso e-volución, una cita imprescindible para estar al día en transformación, negocio y comunicación digital..

Del congreso E-volución 2018 nos quedamos con algunas ideas, algunas frases, y muchas preguntas y dudas aturulladas como ratones queriendo escapar cada uno para un lado.

En estos tiempos en los que se confunde el progreso con la velocidad, es vital pararse a reflexionar pues, como dijo Borja Bergareche, Director de Innovación Digital de Vocento: “es muy importante el cómo abordamos la llegada de las TIC a nuestras vidas pues corremos el riesgo de abrazar como zombies las nuevas tecnologías, sin pararnos a pensar en las consecuencias”.

Es un hecho que hemos abierto sin reservas la puerta de nuestras casas y de nuestras vidas a la tecnología, por delante incluso de las empresas, encantadas de satisfacernos como clientes que, como advirtió Elisa Gil, Directora Global De Big Data B2b en Telefónica: “Los clientes cada vez tienen menos paciencia y más poder. Demandan una oferta personalizada y en el momento justo en el que la necesita.” Yo diría mejor en el momento en que la desea, ya que la necesidad es otra cosa. Y Elisa Gil no tuvo que convencernos de que la Inteligencia Artificial (IA) y el Big Data (BD) son la pareja perfecta, se complementan, se retroalimentan y han planeado vivir entre nosotros, como una parte más de la sociedad. Mientras el BD es el encargado de filtrar las inimaginables cantidades de datos sobre los humanos vecinos de la localidad o del mundo mundial, lo que convenga en cada caso, la IA -que es muy inteligente y no se cansa nunca- cumple con su parte, aprende a utilizar esos datos, para que las máquinas trabajen mejor, para que tengan más poder y mejoren su capacidad analítica a través del aprendizaje automático (machine learning) y del análisis, pudiendo así ser capaces de anticipar una respuesta o de hacer una recomendación. Estamos convencidos de que será una pareja duradera, el ejemplo a seguir en la sociedad tecnológica.

Fue Luis Montero, Director De Soluciones Data de Microsoft, quien nos dibujó uno de los momentos idílicos del día, en clave médica, el tratamiento de datos es revolucionario, yo diría que en medicina la tecnología es una valiosa compañera a todos los niveles, pues adelantó que será posible que al mismo tiempo que un paciente conversa con el médico sobre los síntomas que padece, un sistema de datos puede preparar un informe al médico sobre los posibles diagnósticos y sus posibles tratamientos, al analizar las palabras claves. No desaparece el médico pues será una “transformación digital orientada al usuario”, pero contará con la experiencia de millones de casos y de los especialistas que sí la han tenido. Lo que no adelantó es si eso acortará la carrera de medicina… Cierto es que lamentó que el miedo por parte de empresas y usuarios esté frenando la revolución del tratamiento de datos. Pero es que el miedo además de ser libre, de momento, está más que justificado teniendo por vecinos a la IA y BD.

Cierto es que también dijo que “el verdadero valor de la tecnología no se define por lo que puede hacer sino por lo que nosotros podemos hacer con ella“. Totalmente de acuerdo, pero lo que no dijo es que nos estamos convirtiendo en unos mandaos, como los zombies a los que aludía Bergareche. No se puede precisar en unos minutos tantos contenidos, pero en su exposición pude leer en la pantalla “Cultura guiada por datos”, ¡qué escalofrío da cualquier combinación que hagas con las tres palabras!

De nuevo Borja Bergareche -que se le nota que es de letras- lanzó una pregunta: “El oligopolio de los datos ¿a quién beneficia?” Y sin pestañear señaló 5 grandes retos de la robotización:

  1. La desigualdad. Pensamos que serán más profundas las brechas digitales que ya existen.
  2. Los superhumanos (homo deus) humanos tecnológicamente amplificados, pensamos que no solo aspirando a ser perfectos, sino dioses.
  3. El descontrol, al haber delegado tanto en las máquinas.
  4. Lo que llamó la idolatría, la Inteligencia Artificial como religión
  5. La fiscalidad. Nuestro sistema económico está basado en los impuestos que se generan en gran parte por las aportaciones de los trabajadores, ¿Qué pasa con los robots que suplen los trabajos? Recordemos que hace un año o así, una diputada europea lo planteó y sonó a “boutade”, pero no, es algo que deberá regularse más pronto que tarde.

Nos sumamos a sus palabras: “La humanidad siempre ha estado sometida a retos y todos los hemos superado. Es momento para exigir un conocimiento técnico y capacitado, para reflexionar sobre los cambios que está produciendo la tecnología a nivel filosófico, político, económico, social, cultural y por supuesto, laboral”.

Y si es cierto que cada vez más, Google es el espejo del alma de los humanos, desearíamos que la respuesta de Raquel Larena de Randstad a la pregunta de su bloque de intervención “¿Dónde queda la persona?” tuviese como realidad incuestionable y no como respuesta al uso, que la persona ha de estar en el centro de todo y la tecnología debe estar al servicio de la persona. La tecnología debe ser entendida como el medio que ayuda a lograr un fin y no como el fin en sí mismo. Dicen también los expertos en el mantra del momento “el talento” que la tecnología no marcará la diferencia. Ellos hablan de empresas, trabajos y áreas de influencia, pero nosotros pensamos que sí, que la tecnología marcará las diferencias, y que es responsabilidad de todos, humanos imperfectos, decidir de qué manera y de qué tipo queremos las marcas, como si eligiésemos un tatuaje.

Entre otras intervenciones destacadas, el CEO de BotsLovers.com, Andrés Pulgarín, nos mostró ejemplos de chat bots para, entre otras opciones, hacer reservas en restaurantes, gestionar la agenda o consultas en establecimientos. Sin duda, un gran invento que funciona las 24 horas los 7 días de la semana. Por último, Miguel Tolosa, CEO de Monking Me, presentó su plataforma para escuchar y descargar música de manera gratuita y legal e incluso, gracias a ello, facilitar así que los artistas ganen dinero gracias a la publicidad.

Puedes leer las entrevistas a los ponentes aquí: http://www.e-volucion.es/

Tags

Lisandro Caravaca

Lisandro estudió Traducción e Interpretación y posteriormente un Máster de Técnico en Community Management y Redes Sociales. Su fuerte vinculación con la formación y la enseñanza desde muy pequeño le han llevado, a sus 23 años, a crear Eduskopia. Su aspiración es trabajar por conseguir un mayor conocimiento y concienciación por parte de la sociedad en cuanto al buen uso de la tecnología. Lisandro es el fundador y Director General de Eduskopia. Además, se encarga de la elaboración y la gestión del contenido y de las publicaciones tanto en la plataforma web como en los perfiles en redes sociales externas.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Close