7 ideas para hacer dieta digital en vacaciones con nuestros hijos

14 agosto, 2017 0 Comments Educación , Noticias , Tecnología 266 Views
7 ideas para hacer dieta digital en vacaciones con nuestros hijos

Para los adultos las vacaciones son, por lo general, la época del año de las “despreocupaciones”, del esparcimiento, de la búsqueda de oxigenación mental. Lo mismo le ocurre a nuestros hijos quienes, tras haber concluido sus obligaciones escolares, buscan distraerse y gozar de cierto margen de autonomía y libertad. ¿Pero a qué dedican su tiempo libre? ¿les brinda su familia toda la atención que necesitan?

Lo que hoy venimos a comentar es una gran preocupación familiar y uno de los temas más habituales que lleva al menos dos décadas en nuestra sociedad y tiene que ver con el tiempo que dedican nuestros hijos a estar con los dispositivos digitales (tablet, ordenador, teléfono móvil, televisión…). No cabe duda de que esta sobreexposición se ha intensificado con los años y ahora un niño aprende a manejar una tablet antes que a caminar. Hace tiempo que también llegaron los contenidos audiovisuales especialmente dirigidos para ser consumidos por los niños y clasificados por edades. Y hasta ahora no habíamos caído en la cuenta tan claramente de una verdad como un templo: hace quince años eran los hijos los que insistían e insistían para que sus padres les dejaran jugar a videojuegos; mientras que ahora, en general, son los padres -algunos también juegan- los que ofrecen incondicionalmente los dispositivos a sus hijos, incluso sus propios teléfonos personales. Nosotros los llamamos los “dispositivos supernanny” pues se encargan de que todos estén tranquilos: niños y padres. Las cosas han cambiado mucho. Y, en algunos casos, como se refleja en este estupendo artículo de Xataka, también han llegado los lamentos de “la generación de padres que se siente culpable porque sus hijos pasan mucho tiempo mirando pantallas y se siente culpable porque pasan poco tiempo de calidad con ellos”.

7 ideas para hacer dieta digital este verano con nuestros hijos

¿Cómo gestiono el uso de la tecnología con los niños? La situación a veces sobrepasa. La gente se deja llevar y luego el margen de reacción es mucho menor y ya tenemos el problema encima. ¿Te resulta familiar este pensamiento? A continuación, te damos algunas ideas que hemos ido recopilando con los años a través de nuestros talleres para familias que organizamos en colaboración con ayuntamientos y asociaciones de madres y padres. Si te animas, mediante los comentarios, puedes ayudarnos a completar la lista con tus sugerencias y casos particulares:

  1. Pautar formas de uso: no es lo mismo utilizar las pantallas para un videojuego que para chatear o para ver un tutorial. Todos nosotros hacemos un uso diferente, unos más especializado e intensivo que otros, unos más productivo y focalizado que otros. Lo importante es no confundir la herramienta con el fin; es decir que cuando se utilicen los dispositivos sea para algo concreto, por ejemplo: “vas a disponer de la tablet durante 30 minutos para jugar al videojuego X”.
  2. Pautar tiempos de uso: La recomendación es no sobrepasar las dos horas diarias de consumo de pantallas (la American Academy of Pediatrics recomienda que los niños de 3 a 5 años no excedan la hora diaria, y los de 6 a 18 años, no pasen de las dos horas).
  3. Pautar zonas comunes de uso: no es recomendable que los niños y preadolescentes hagan un uso solitario de los dispositivos; les aisla por completo y siempre es importante tener un control. Como truco, puedes establecer un “área de descanso” de los dispositivos dentro de casa.
  4. Determinar otras actividades de ocio alternativo: sí, has leído bien, OTRAS ACTIVIDADES. Ya sea en la calle, en el parque, con otros niños, con sus hermanos y primos, a que practiquen deporte, a que paseen, a que jueguen con el perro o el gato, a que ayuden en casa, a que lean, a que pinten, a que canten “a grito pelao” la canción que les guste, a que escriban una carta de amor al amigo/a que les gusta, etc.
  5. Juega con ellos: sí, destinar una parte del día a ellos es importantísimo. Juega con ellos a todo lo que puedas, a videojuegos, a deportes, a juegos de mesa, etc. Se reforzarán los vínculos y a medio plazo son algunos de los recuerdos que más perduran.
  6. La tecnología no debe ser ni el premio ni el castigo. Punto. Y volvemos a la primera idea y a hacer énfasis en la importancia de no confundir la herramienta con el fin. Aquí cada uno puede exponer sus razones pero, resumidamente, bajo nuestro punto de vista, en caso contrario pronto se perderían las referencias, la cultura del esfuerzo, el estímulo de la motivación intrínseca, de la satisfacción del deber cumplido, de la buena conducta, de la responsabilidad, etc. Es cuestión de educación.
  7. Coherencia, por favor: en este punto vamos a tratar dos aspectos únicamente: un eje de conflicto es cuando los padres no se ponen de acuerdo a la hora de tomar decisiones y de comunicarlas. Tanto es así que a veces ni siquiera dan explicaciones. Y esto es contraproducente así que, por favor, procura dar las explicaciones oportunas con razonamientos y estableciendo una base de confianza. Otro eje de conflicto es el rol que ejercen los padres como modelo; algo que también es difícil de gestionar, ¿verdad? Y más cuando se trabaja desde el ordenador de manera ininterrumpida. En cualquier caso siempre hay detalles que pulir, como por ejemplo determinar que tu móvil personal (celular) no es un juguete como pueda serlo la Wii, y que debe respetarse a ultranza.

La decisión está en tus manos – o debería estarlo –

La prohibición absoluta tampoco es la mejor opción: recientemente un padre que tiene una hija de 16 años nos comentaba lo siguiente: “no quiero saber nada de redes sociales, no sé nada sobre el dichoso Facebook y no lo quiero tampoco para mi hija”. En nuestra opinión, es una decisión más que respetable pero quizás tu negación absoluta te juegue una mala pasada porque es más que probable que tu hija tenga 200 amigos en Facebook y 800 seguidores en Instagram. Claramente, aun siendo responsable y muy buena chica, tu hija tiene una vida paralela que desconoces y tu falta de sintonía puede derivar en una pérdida de confianza hacia ti.

Dicho esto… la decisión siempre estará en tus manos. Te animamos a que te animes y animes a tus hijos a que hagan cosas distintas a diario. 

Y sobre todo, pedimos precaución y más formación. Los comportamientos de hoy determinarán los hábitos del mañana. Y como reza este artículo, «si tu hijo pasa muchas horas con las pantallas estas vacaciones de verano, ¡prepárate para quitárselas en septiembre!». Que la única batería que necesites recargar sea la de las ideas para compartir más tiempo de calidad con tus hijos.

About author

Lisandro Caravaca

Lisandro estudió Traducción e Interpretación y posteriormente un Máster de Técnico en Community Management y Redes Sociales. Su fuerte vinculación con la formación y la enseñanza desde muy pequeño le han llevado, a sus 23 años, a crear Eduskopia. Su aspiración es trabajar por conseguir un mayor conocimiento y concienciación por parte de la sociedad en cuanto al buen uso de la tecnología. Lisandro es el fundador y Director General de Eduskopia. Además, se encarga de la elaboración y la gestión del contenido y de las publicaciones tanto en la plataforma web como en los perfiles en redes sociales externas.

Related articles

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Leave a Reply

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *